Urkullu espera que en Euskadi suceda lo mismo que en Cataluña