Urkullu ve necesario conocer "el alcance de las consecuencias prácticas"