Urdangarin, soledad para proteger su intimidad