Urdangarín, del piso al palacete