Trillo pagó con dinero B la defensa de los militares acusados en el accidente del Yak 42