Garzón, tumbado por la primera de las tres balas que le amenazaban desde el Supremo