El Supremo avala que los asesinos de sus parejas pierdan la patria potestad de los hijos