El Tribunal Supremo envía a la cárcel a Fabra