La Púnica "acosaba" a los trabajadores que se negaban a suscribir licitaciones irregulares