Pablo Crespo, mano derecha de Correa, niega su implicación en la Gürtel