Torra convierte la Diada en otro desafío independentista