Tensión frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona