Tensión ante un Congreso blindado