Susana Díaz y Miquel Iceta defienden la necesidad de seguir unidos