El Supremo concluye que Gago fue cómplice de asesinato porque ocultó el arma