La vicepresidenta reconoce que España debe estar mejor representada en Europa