Santamaría bromea que la llegada de Alonso no refuerza su poder sino el del ministro