Santiago Cervera, en los juzgados de Pamplona