Sánchez no es partidario de la jornada laboral de 35 horas, ni del contrato único