Rubalcaba logra aplacar el debate sobre las primarias en el partido