Rubalcaba y Chacón creen que llevan una ventaja