La versión de Rato difiere de la del Ministerio del Interior