Rato defiende que las 'tarjetas black' eran un incentivo "perfectamente legal"