El supuesto testaferro de Rato multiplicó por cinco sus ingresos cuando este dirigía Bankia