Un grupo de agentes, rodeados e increpados por una multitud en Calella