La protesta contra el paro logra rodear dos veces el Parlamento de Navarra pese a la prohibición