La Infanta recurre el auto de Castro al alegar que no incurrió en delito alguno