El Gobierno justifica su silencio sobre Barberá en la separación de poderes