Rita Barberá niega cualquier mordida, contrato a dedo o desviación de fondos