Los Reyes viajan a Lisboa para presentarse ante las autoridades portuguesas