Una gran cena pone fin a la jornada más económica de la visita del Rey a Rabat