El Rey se aprieta el cinturón y entrega el Fortuna