El Rey no tiene ninguna intención de abdicar, según la Casa Real