El Rey abandona el hospital bromeando con la prensa