Amaiur centra las primeras conversaciones del rey con los partidos