El Rey, animado y con buen humor, se despide de los militares en el Palacio Real