La propia Universidad Rey Juan Carlos contradice la versión de Cristina Cifuentes