El rey no abdicará ni renunciará a sus funciones constitucionales