Cataluña, Asturias y Andalucía exigen retirar la reforma educativa