Una red de prostitución captaba a sus víctimas buscando en las redes sociales