Rebelión en el PSOE, miedo a ser rechazados por su propios votantes