La Consejería de Exteriores catalana, paralizada