Rajoy achaca las tirantes relaciones con Venezuela a que a él le gusta la democracia