Rajoy, persona muy grata, pero no lo es para los miembros de la oposición