Rajoy y Rubalcaba vuelven a trasladar a Galicia su pugna electoral