Rajoy cree que España puede "romper el pronóstico" de crecimiento del 2,7 %