Rajoy dice que no aceptará que se juegue con los sentimientos de los españoles