Puigdemont no teme ser suspendido: El desafío independentista sigue adelante