Puigdemont, previsiblemente, superará la cuestión de confianza gracias a la CUP