Puigdemont, ante el juez alemán que dictaminará su futuro